A lo largo de nuestra vida planteamos metas que concentran nuestros esfuerzos y se convierten en nuestro norte.

Por lo general, estas involucran graduarse, conseguir un buen empleo y formar una familia; sin embargo, entre estos deseos vitales, rara vez dejamos espacio para aspiraciones más allá de lo genérico, para sueños que contrasten con nuestra realidad actual, pero que no por ello se convierten en irrealizables.

Entre los puntos clave que toda persona debería pensar proactivamente durante su vida está el viajar, ya que viajar es vivir.

Aunque lo podamos percibir en primera instancia como un capricho, un salto muy difícil de dar o una consecuencia de obtener un trabajo muy bien remunerado, la realidad está lejos de parecerse a esto y puedes comprobar en cómo viajar barato.

Pero, ¿qué significa eso sobre que viajar es vivir? Viajar no es una actividad cualquiera, es una forma de interconectarnos con el mundo que nos rodea y obtener nuevos conocimientos en el proceso.

Cuando viajamos, el estado de éxtasis en el que entramos no se compara a nada que podamos sentir quedándonos en casa, donde persistimos, pero no vivimos realmente.

El verdadero sentimiento de estar en el aquí y el ahora y ser capaz de disfrutarlo solo lo podremos encontrar a través de esta actividad.

Viajar no solo consiste en ver sitios bonitos y tomar buenas fotos, se trata de un intercambio cultural y una experiencia única con repercusiones directas en tu vida,  pásate por cómo viajar cambiar tu vida para comprobarlo por ti mismo.

Son muchas las buenas razones y ventajas que enumerar con respecto a viajar, así como los miedos que generalmente se presentan para aquellos que se encuentran entre la espada y la pared, sobre si emprender su aventura o seguir trabajando para la compañía todo el mes y, precisamente, la respuesta la hallarás encontrando aquella por la que visitas este artículo, ¿por qué vivir es viajar? Veamos:

1. Te hace independiente

independencia al viajar
Creative Commons: cómo viajar cambiar tu vida – Unsplash.

Cuando viajas, sobre todo si lo haces solo, habrá muchas cosas de las que sí o sí tendrás que encargarte tu mismo, cosas que van desde lo más básico, como hacer la maleta, hasta lo más complejo como negociar precios o buscar trabajo en un país extranjero probablemente con idioma y cultura distintas.

Aunque a las primeras de cambio esto pueda parecer duro, y realmente lo es, se trata también de una forma idónea de generar aptitudes y actitudes propias del adulto responsable ideal.

Seguro no te darás cuenta, pero de esta manera prestarás más atención a los pequeños detalles y, al valerte por ti mismo, hallarás la correcta manera de organizarte y trabajar contigo.

Quién sabe, quizá la sensación te gusta tanto que te conviertes en un nómada del siglo XXI, porque los hay.

2. Es una experiencia única y auténtica

experiencia unica
Creative Commons: cómo viajar cambiar tu vida – Unsplash.

No se trata de cualquier experiencia trivial, sino de una experiencia única y real que te llevará a los confines del mundo a enfrentarte a climas, personas, costumbres, tradiciones, comidas y culturas totalmente desconocidas.

Por eso viajar es vivir, ¿qué mejor forma de sentirse vivo sino a través de la adrenalina que recorre el cuerpo mientras escalas esa gran montaña en el Himalaya?

¿Cómo no podrías estar extasiado durante una velada romántica con tu pareja mientras caminan frente a la torre Eiffel durante una noche en París? Estas cosas son las que hacen de los viajes algo inaudito

Y lejos de dejar solo fotos y souvenirs, tus aventuras se consolidan en vivencias resguardadas en tu memoria deslumbran el camino a un futuro con mayor madurez emocional, conocimientos, ideas y compromiso.

3. Te reinventa

te reinventa
Creative Commons: cómo viajar cambiar tu vida – Unsplash.

Viajar es vivir por la simple razón de que te saca de tu “vida” habitual. Mientras nos encontramos en nuestra zona de confort, damos los mismos pasos una y otra vez por la misma vía hasta el cansancio, apenas cambiando las variables con la intención de no aburrirse.

A muchas personas esto les resulta atosigante, sobre todo luego de años. La repetición de las mismas condiciones diariamente llevará a que tu vida pase a ser sinónimo de rutina, algo que no podemos permitir.

Viajar rompe las cadenas y expide un mar de sensaciones que renuevan tu ser, sin tapujos; sin preocupaciones más allá de cuidar de ti y tu presupuesto.

Mientras te encuentres explorando el mundo descubrirás que la vida puede llegar a ser mucho más interesante de lo que pensabas, o de lo que realmente conocías antes.

Sin embargo, ¿qué ocurrirá cuando vuelvas? Al regresar, ya que nada es eterno, no solo tendrás una mayor disposición para volver a salir, sino que, ya contagiado de las sensaciones del exterior, llevarás tu rutina de una forma mucho más acorde según tu estado de ánimo, ahora renovado.

4. Te hará reflexionar y tomar consciencia 

te hace reflexionar
Creative Commons: cómo viajar cambiar tu vida – Unsplash.

Cuando decidimos irnos a África a hacer un safari, o a visitar India para contemplar sus templos, difícilmente podremos ignorar la situación de estas regiones, y no por el hecho de que en ambas haya mucha pobreza o los servicios básicos no estén tan esparcidos, sino porque cuando viajamos nos encontramos con una realidad totalmente ajena a la nuestra, un contraste que notamos debido a nuestra percepción, nada parecida a la que presenciamos y esto nos hace ser sensibles a diferentes situaciones que en ciertos países ya son comunes.

Por eso viajar es vivir, aunque no sea nuestra intención, nos permite reflexionar acerca de las maravillas del mundo que nos rodea, pero también con respecto a sus injusticias.

De igual forma y durante este mismo proceso reflexivo, viajar nos hace redescubrirnos, manejar pensamientos nuevos y confirmar viejas posturas que determinan nuestras actitudes, creencias y miedos; por tanto, quien somos.

Cualquier travesía que plantemos tendrá un profundo componente reflexivo y personal que nos llevará a cuestionar, investigar, observar, pensar y concluir frente a nuestro reflejo.

5. Expande tus horizontes y conocimientos 

Durante la vida aprendemos muchas cosas desde el primer momento en que llegamos a ella, pero hay ciertas situaciones que pueden rememorar conocimientos que antes creías perdidos, o incluso, acelerar el aprendizaje de nuevos. De esto se trata el hecho de que viajar es vivir.

Cuando viajamos absorbemos gran cantidad de conocimientos en muy poco tiempo que aprendemos de mejor y más rápida manera debido tanto al nivel de inmersión en el que nos encontramos como a nuestras necesidades.

Las costumbres de los pueblos, por más diversas que sean a las propias, podría pensarse que un turista tardaría años en comprenderlas e imitarlas, pero un verdadero viajero lo haría en pocos meses. Si no conoces la diferencia entre ambos grupos, puedes leer más sobre las diferencias entre un turista y un viajero.

Esto se debe a la necesidad y el interés del viajero en interactuar con los locales. Y, al tiempo que esto pasa, ocurre un proceso interno en nuestra mente aún más importante que los conocimientos en sí, la expansión de la mente a lo largo de nuevos y renovados horizontes.

Una persona puede tener todos los conocimientos del mundo, pero si esta no sabe interpretarlos a través de un criterio moderno, renovado, de una consciencia amplia, no le servirán de mucho.

Esto es algo que permiten los viajes, extender nuestra comprensión del “yo”, y del “nosotros” de modo que nos formemos como ciudadanos comprensivos con una mente globalizada.  

6. Te hará más feliz

eres mas feliz
Creative Commons: Yingchou Han – Unsplash.

¿Cómo alguien podría vivir en tristeza toda su vida? No debe ser posible, y aunque lo fuera, no es viable. Viajar es vivir ya que durante esta travesía sabrás lo que realmente es la felicidad.

Quizá lo tuyo sea viajar solo, o con amigos, o familia; pero, el punto realmente es que, durante estos momentos de redescubrimiento, de exploración y aventura, experimentarás una de las mayores fuentes de felicidad de tu vida.

Lejos de otras cosas, viajar te podrá hacer feliz con el simple hecho de organizarte y lanzarte al mundo, a lo desconocido una vez más solo para enriquecer esa incipiente felicidad.

Esto será bueno tanto para ti, una vez vuelvas a la rutina y a la cotidianidad, como para tus allegados, ya que sentirán un aura positiva en ti y esto generará empatía.

Fuera de los valores nacionales y el sentido de pertenencia que cada uno de nosotros siente para con su nación, la realidad es que antes de europeos, americanos, africanos, oceánicos o asiáticos, somos habitantes del planeta tierra y esto es algo que solemos olvidar a menudo.

Viajar es vivir el proceso de gestación de una identidad global que se identifique, no con la nacionalidad o la pertenencia a una u otra región del globo, sino a el hecho de que todos formamos parte de él y somos humanos.

A esto principalmente podrías referirte cuando alguien te pregunte acerca de tu estilo de vida. Viajar es vivir al máximo todas las emociones posibles y ser capaz de atesorar esos recuerdos con el tiempo.

Si te pareció interesante este articulo no olvides dejarnos tus impresiones abajo en los comentarios y si aún no comprendes por qué viajar es vivir, entonces será mejor que lo pruebes tú mismo, ¡aventúrate y descubre el mundo!

¿Por qué viajar es Vivir?
Valora este Artículo
unete al grupo de portal explora
Un sitio donde puedes encontrar todo sobre viajes, aventuras, historias de los sitios más asombrosos del mundo, lugares que debes conocer si eres un explorador aventurero dispuesto a recorrer el mundo. Mostramos y enseñamos qué debes hacer para comenzar un viaje, y cómo puedes hacerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here