Viajar es una de las mejores oportunidades que tenemos para olvidarnos de la rutina y aventurarnos en cuerpo y alma fuera de los límites de nuestro mundo.

Ya sean viajes de negocios por trabajo o vacaciones, lo cierto es que siempre aprovechamos la oportunidad cuando estamos de visita en un lugar nuevo para probar lo que este tiene para ofrecernos.

Comidas, horas de viaje, recorridos e itinerarios son algunas de las cosas que caracterizan nuestros planes al viajar; sin embargo, aunque busquemos escapar de la rutina, ello no significa que debamos descuidarnos.

Muchas personas no cuidan su salud durante su travesía lo que les puede generar desde la pérdida de meses de gimnasio, hasta problemas más graves por no acatar una dieta recetada.

Mantenerse saludable mientras viajas es importante para maximizar tu satisfacción.

mantenerse saludable mientras viajas
Creative Commons: Daiga Ellaby – Unsplash.

Ya seas una persona que siempre va al gimnasio o no, lo cierto es que todos deberíamos tomar en cuenta lo importante de mantenernos saludables.

Aunque no lo creas, en general, mientras se viaja es cuando las personas se descuidan más con respecto a su alimentación y ejercicio; a pesar de que estos sean parte de la rutina diría, realmente no deberíamos prescindir de ellos totalmente al viajar.

Claro que no vas al Cairo a estar dentro de un gimnasio todo el día; pero sí puedes desviar algo de tu tiempo a mantenerte en forma y a alimentarte bien. Además, es esencial cuidar tu salud mental.

Sí, viajar de por sí oxigena el cerebro; pero la falta de sueño y lo atareado de nuestra agenda puede hacernos pasar un mal rato incluso en el mejor destino.

Por ello, a continuación, te presentaremos un conjunto de tips que seguro te servirán de guía para que en tu próximo viaje llegues igual o mejor de lo que te fuiste:

1. Empecemos desde el comienzo: las maletas 

las maletas
Creative Commons: Rui Silvestre – Unsplash.

Todo gran viaje comienza con una visión una maleta encima de la cama. Cuando preparamos nuestro equipaje debemos pensar bien en dos cosas: cómo ordenar el espacio y qué llevar.

Si el objetivo es mantenerse saludable será mejor que lleves contigo algún accesorio para hacer ejercicios que no pese mucho y sea útil.

Obviamente no pensaremos en mancuernas, pero las bandas de resistencia podrían ser muy útiles para este propósito. Estas bandas estirables funcionan para ejercitar varios músculos, son livianas y se pueden doblar, por lo que cumplen con todas las características necesarias para ejercitar en tu destino. Puedes conocer cómo ordenar tu maleta viajera.

Además de esta clase de implementos, recuerda llevar contigo ropa adecuada para ejercitar. La ropa deportiva te será de mucha ayuda en más ocasiones de las que crees.

Si tienes pensado pasar las vacaciones en alguna de las mejores playas del mundo tendrás mucho espacio donde trotar y disfrutar del paisaje mientras tanto, pero para ello, necesitarás unos buenos zapatos, mono y una camisa fina.

Aparte de ejercitarse, recuerda que la ropa deportiva por su cometido es muy cómoda y te será útil no solo para mantenerse saludable sino también para aguantar todas esas horas que estarás transportándote sentado, ya sea en avión, tren o autobús.

Si quieres profundizar más en este apartado, te recomendamos unos consejos para viajar en avión y para viajar en autobús, que avalan el uso de la ropa deportiva en los enlaces anexos.

Por último, con respecto a nuestro equipaje, deberías llevar contigo en un pequeño compartimiento algunas vitaminas si no conoces buenos sitios donde comer saludablemente.

2. Prepárate y piensa al reservar 

Cuando escogemos reservar un hotel puede que nos interese más su cercanía al centro de la ciudad o sus servicios; no te mentiré, ciertamente son muy importantes, pero si de mantenerse sano hablamos, entonces tendrás que considerar otros campos para tus próximas reservas.

Lo ideal sería que trataras de encontrar un hotel que cumpla con todos los requisitos anteriores, además de poseer un gimnasio en sus instalaciones.

En tu destino lo mejor que podrías hacer es dedicar al menos 1 hora en el gimnasio para mantenerse saludable físicamente.

En caso de que no encuentres uno o las opciones sean muy caras, podrías optar por escoger algún hotel que se encuentre cerca de un gimnasio.

Ahí podrías preguntar cuánto cuesta el día en él, claro que en este caso quizá no te puedas permitir ir todos los días, pero al menos 5 a la semana funcionarían.

Si el gimnasio por ningún lado funciona como opción para ti, entonces puedes trotar, usar la banda de resistencia que metiste en tu maleta o hacer ejercicios usando el peso de tu cuerpo como flexiones, abdominales o barras.

En muchas ciudades hay espacios públicos donde hacer ejercicio, si son accesibles para ti también son opción.

3. El aeropuerto no es la excepción

Al llegar al aeropuerto ya debes empezar a cuidar tu salud. Si tienes alguna dieta recetada o eres intolerante a algún alimento, lo mejor es comunicárselo a la aerolínea con anticipación, preferiblemente cuando compres tu boleto.

Ya en la sala de embarque evita comprar bebidas gaseosas; sustituyelas por agua y acompaña la bebida con algún snack saludable como frutas.

Los viajes recorren trayectos largos de horas de duración. Durante estos momentos lo mejor es dormir ya que pasas más rápidamente el tiempo y estarás activo para cuando llegues a tu destino.

Recuerda que cuando llegues el huso horario será diferente, por lo que el avión debe ser tu cama. Para descansar sin problemas en el avión, considera no dormir mucho la noche anterior y llevarte almohadas de viajero y antifaces que te lleven a los brazos de Morfeo.

La idea es que mantengas tus horas de sueño casi intactas durante tu viaje.

Hidratarse es también esencial para mantenerse saludable. Ya sea por el aire acondicionado del avión o por un clima distinto, trata de beber lo recomendado, al menos, 8 vasos de agua al día.

Para tu estadía en el vuelo, te será de mucha ayuda llevar bálsamo labial y crema hidratante.

4. Aliméntate bien y a tiempo

Aliméntate bien y a tiempo
Creative Commons: Jez Timms – Unsplash.

Ya en tu destino tienes que controlar tu alimentación. Sé que viajar es la excusa perfecta para abandonarnos en medio de un montón de deliciosa comida chatarra, pero esa no es la intención de que estés leyendo esto.

Al arribar, lo mejor es que trates de mantener una dieta lo más parecida posible a tus hábitos en casa.

Para empezar el día no olvides desayunar. Muchos piensan que es una buena idea el desayunar luego de ejercitar o directamente prescindir de esta comida; pero nada más alejado de la realidad.

La primera comida es esencial para que el cuerpo tenga energía el resto del día. Un buen desayuno tampoco significa tragar un banquete. De hecho, con un par de frutas bastará para mantenerse saludable y tener energía.

Cuando vayas a comer el resto del día escoge lo más saludable del menú, como ensaladas, verduras o pescado.

Si te provoca algún snack por el camino, lleva fruta siempre contigo. Nada de esto significa que no puedes comer nada de comida chatarra, o que no puedas tomar algo que no sea agua.

Inevitablemente tendrás antojos de alguna pizza, o refresco, o bebida alcohólica y comida chatarra.

El punto no es no comer ninguno, sino mantener un equilibrio en tu dieta donde predomine el mantenerse saludable. Si consigues comer sano durante la mayor parte del tiempo, que un día o dos te permitas comer y beber lo que sirvan en la taberna o fiesta no estará mal.

De cualquier modo, si puedes compensarlo luego con más frutas, ensaladas y agua, mucho mejor.

5. Ponte a prueba con las actividades de tu destino

prueba actividades del destino
Creative Commons: bady qb – Unsplash.

Para mantenerse saludable en tu aventura no estaría mal ejercitar a través de los deportes que encuentres a tu paso.

Surf, senderismo, ciclismo, entre otros. Todos sirven para ejercitar el cuerpo y descubrir las actividades más atractivas de tu destino. No temas en probar cosas nuevas y divertidas, quizá acabes enamorado.

6. Practica la meditación

practica la meditación
Creative Commons: Le Minh Phuong – Unsplash.

Más allá de cualquier rutina de ejercicios o dieta, lo más importante es mantenerse saludable mentalmente.

Los viajes suelen ser sinónimos de relajación y tranquilidad; sin embargo, los agobios y problemas pueden llegar hasta ti de forma inoportuna y sorpresiva en cualquier lugar donde te encuentres. Por ello, trata de practicar la meditación ante la adversidad.

Nada es peor que arruinar tu experiencia por el estrés. Serénate y piensa en frío cuando los problemas se presenten.

En vez de pensar en los problemas busca las soluciones y actúa. Viajar es una experiencia inolvidable de crecimiento personal y autodescubrimiento, todo es parte del paquete y mantenerse saludable es la mejor manera de disfrutarlo.

Alimentarse, ejercitar y relajarse mentalmente son la formula correcta para hacer de tu viaje vacacional o de negocios una productiva experiencia física y espiritualmente. Sigue estos tips y mantenerse saludable será una tarea sencilla y placentera.

Nuestros hábitos nos definen y si eres capaz de mantener la compostura frente a muchas hamburguesas y perros calientes, créeme, puedes hacerlo todo.

Si conoces otro tip que ayude a mantenerse saludable no olvides compartirlo en la caja de comentarios.

Cómo mantenerse saludable mientras viajas
Valora este Artículo
unete al grupo de portal explora
Un sitio donde puedes encontrar todo sobre viajes, aventuras, historias de los sitios más asombrosos del mundo, lugares que debes conocer si eres un explorador aventurero dispuesto a recorrer el mundo. Mostramos y enseñamos qué debes hacer para comenzar un viaje, y cómo puedes hacerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here