La experiencia de viajar es una dicha que en los últimos tiempos se ha ido liberalizando hasta el punto de convertirse en una actividad -antes reservada para algunos pocos privilegiados- asequible para gran cantidad de personas. Atender a esta realidad ni siquiera requiere sumarse a las masas viajeras, ya que incluso en tu país de origen es muy probable que veas turistas y viajeros de vez en cuando entre las calles o los senderos de tu nación; pero, espera… ¿turistas y viajeros? ¿Cuál es la diferencia? Y quizá más importante aún, ¿Cuál eres tú?

Lo cierto es que entre estos dos no hay una diferencia plausible y dicotómica que los separe en dos razas distintas o algo por el estilo. Todos podemos alternar entre ambos estados, se trata simplemente de actitud. Por ello, antes de empezar, cabe recalcar que ningún grupo es mejor que otro; todos son parte de la misma masa de aventureros que, ya sea por un periodo de tiempo corto o a modo de estilo de vida, se precipitan a lo desconocido para observar con sus propios ojos el asombroso mundo que nos rodea.

1. UN MODO DE VIDA DISTINTO

1 Diferencias entre turista y viajero Un modo de vida distinto Creative Commons SergioCasillas Pixabay
Diferencias entre turista y viajero – Un modo de vida distinto. Creative Commons: SergioCasillas – Pixabay.

Este es un muy importante punto a aclarar y dará sentido al resto. La máxima diferencia que radica entre un turista y un viajero es la forma de ver el mundo que ambos tienen. Para un turista, los viajes a otras partes del mundo son hechos fortuitos, fuera de la rutina y casi sueños que salen del renglón de la cotidianidad. Para un turista el tiempo siempre es muy limitado a la hora de aventurarse y por ello, se trata de un evento en su vida inaudito.

El viajero es algo más distinto, aunque el embarcarse a lo desconocido siga siendo un evento inaudito, para estos, los viajes no son un escape a la rutina ni eventos efímeros de una vez al año. Los viajeros ven al viaje como su modo de vida, su marca por el mundo, su destino manifiesto. Estos hacen de viajar su rutina y no piensan dos veces en lanzarse fuera de sus fronteras por una nueva experiencia. Ellos maximizan el tiempo de visita en función de alcanzar el mayor grado de contacto y entendimiento con el sitio en que se encuentran

2. PLANIFICACIÓN FRENTE A IMPROVISACIÓN

2 Diferencias entre turista y viajero Planificacion frente a improvisación Creative Commons StartupStockPhotos Pixabay
Diferencias entre turista y viajero – Planificación frente a improvisación. Creative Commons: StartupStockPhotos – Pixabay.

A pesar de que no sea regla obligatoria, los viajeros suelen ser menos planificados que los turistas. Un turista, debido a su medido tiempo, busca no perderse de nada durante su travesía y, por ende, busca tomar parte de la mayor cantidad de tours, recorridos, visitas guiadas y caminatas que pueda cronometrando su estancia en cada sitio y pensando siempre en los días que corren antes de tener que partir de vuelta. Este, incluso antes de salir de viaje, ya ha preparado todo acerca del hospedaje, rutas de transportes, sitios que visitar y todo en un orden riguroso.

El viajero en cambio, se presta más a la improvisación en sus aventuras. La disponibilidad del tiempo le hace ser menos organizado -aunque para nada desordenado-. Este, al igual que el turista, trata de no perderse ninguno de los puntos de interés del sitio; no obstante, como dispone de más horas, flexibiliza sus planes y no investiga con mucho afán los recorridos; de hecho, prefiere descubrir sus propias rutas y tener más contacto con la localidad.

3. LA COMPAÑÍA EN LOS VIAJES

3 Diferencias entre turista y viajero La compañía en los viajes Creative Commons akbaranifsolo Pixabay
Diferencias entre turista y viajero – La compañía en los viajes. Creative Commons: akbaranifsolo – Pixabay.

Es muy común ver a grupos de turistas juntos tomando fotos, ya sea en grupos de desconocidos en recorridos, de familias o amigos; si embargo, será mucho más complicado ver grupos de viajaremos como estos fotografiando su entorno y caminando juntos por una sencilla razón: al turista le gusta viajar acompañado, el viajero suele hacerlo solo o en grupos pequeños.

Para los turistas estos eventos de pocas veces al año son más satisfactorios en compañía, pues mantienen la idea de que lo que presencian es exótico y mientras más íntimamente compartan sus planes con amigos o familiares, mucho mejor.

Los viajeros tienen otro punto de vista, ellos tienen sus propios itinerarios y en la mayoría de las ocasiones prefieren viajar solos para dedicarse a cumplir sus metas personales en los destinos que concurren, quieren compartir lo más posible con la cultura del sitio y en grupos grandes difícilmente todos los individuos que lo conforman lo harán de forma satisfactoria. Por esto es más probable verlos en solitario o reducidas agrupaciones.

4. EL MÉTODO DE TRANSPORTE IDÓNEO

4 Diferencias entre turista y viajero El método de transporte idoneo Creative Commons Free Photos Pixabay
Diferencias entre turista y viajero – El método de transporte idóneo. Creative Commons: Free Photos – Pixabay.

En cuanto a los métodos de transporte ideales que turistas y viajeros utilizan, es mucho más común para el primero emplear medios turísticos verificados, propios de tours tales como buses pequeños o trenes, que cualquier otra clase de transporte. Estos son ventajosos para el turista pues están hechos precisamente para recorrer rápida y satisfactoriamente las locaciones de mayor interés.

En cuanto a los viajeros, estos prefieren utilizar el transporte público. Además de ser usualmente más barato, su preferencia se debe a la intención del viajero de aproximarse a la cultura y vivir la aventura como si de un local se tratase. Los medios de transporte públicos comunes de cada ciudad o área ofrecen un acercamiento a la vida de las personas que en aquellos lugares habitan único que combina permite comenzar desde temprano el objetivo del día: conocer las costumbres y llegar al destino deseado.

5. PRIORIDADES: CONTEMPLAR VS PARTICIPAR

5 Diferencias entre turista y viajero Prioridades espectar vs prticipar Creative Commons sasint Pixabay
Diferencias entre turista y viajero – Prioridades espectar vs prticipar. Creative Commons: sasint – Pixabay.

Durante un viaje, los monumentos, museos, esculturas, obras de arte y paisajes son, por supuesto, parte esencial de la experiencia a vivir para todos. ¿Quién iría a Moscú sin ver el kremlin? ¿O a París sin molestarse en tomar una foto a la torre Eifell? Ni turistas ni viajeros perderían esas oportunidades; sin embargo, sus prioridades sí son algo más distintas.

Los turistas se enfocan en visitar cada monumento importante que se encuentren, para estos la prioridad es completar las guías y observar la floreciente cultura en que se encuentren; pero, sin tocarla. Los turistas actúan como espectadores, casi como si de un zoológico y parque se tratase, miran con asombro las costumbres y tradiciones de una sociedad distinta a la de su procedencia, pero no intervienen y comparten con esta tan íntimamente. Aunque suene algo excluyente, un buen ejemplo para representar esta situación es con la gastronomía. Este es uno de los temas más sensibles entre culturas y muchas veces platos que en un país son considerados exquisiteces, en otros son de hecho algo extrañísimo y un turista no se atrevería a probarlos.

Los viajeros, por otro lado, visitan las atracciones más importantes, sí; pero no son su prioridad.  Para un viajero es más relevante descubrir los cimientos de la zona, es decir, indagar en el área y encontrar por sí mismo pasajes que probablemente no aparezcan en las guías, pero cuya historia e importancia resulta igual o más interesantes. Además, estos ven como algo sumamente esencial el compartir y aprender la las costumbres y tradiciones de los pueblos que visiten como si ellos mismo viviesen ahí ahora. De este modo, su participación en la sociedad anfitriona es altamente activa, manejándose en los transportes locales, hablando con las personas del sitio y comiendo sus comidas típicas.

EN RESUMIDAS CUENTAS:

Podríamos resumir las diferencias entre estos dos grupos estableciendo que los turistas, en general, disponen de menos tiempo, lo que los hace ser mucho más ordenados y planificados a la hora de embarcarse en una aventura que, además, resulta en una forma exótica de escapar de la rutina y conocer lo más llamativo del mundo que nos rodea. Igualmente, estos se mantienen mayormente expectantes ante la cultura que los acoge, sin participar demasiado en sus costumbres.

El viajero, de su parte, responde a una improvisación surgida por el mayor tiempo que les dedica a los viajes, los cuales son vistos por él como su forma de vivir. Por tanto, estos se lanzan a la aventura sin mediar demasiado en el cómo o cuándo, buscando los sitios menos conocidos de sus destinos para autorrealizarse consiguiendo joyas dignas de ser fotografiadas. Adicionalmente, un viajero prioriza el compartir con la cultura de destino aprendiendo y participando activamente en sus costumbres y tradiciones.

Viajar siempre es una aventura y sea como turista o viajero, esto se mantiene vigente. De vez en cuando conviene más ser uno u otro por cuestiones de tiempo e intereses; pero, lo verdaderamente importante radica en la satisfacción personal que el viaje genere y lo enriquecida que quede el alma luego de que acabe. ¿Y a ti qué te gusta más? ¿Ser turista o viajero?

unete al grupo de portal explora

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here